<
>

Ahora puedes pintar tu huella dactilar en el capó de tu Porsche | Motor

Porsche ha dado respuesta a todos aquellos que siempre han querido tener impresa en el capó de su 911 su huella dactilar. Que seguro que son miles.

El caso es que la marca de coches deportivos de Stuttgart ha lanzado un órdago a todos aquellos que dicen que lo mejor es comprarse un coche gris, negro o de algún color poco llamativo para asegurarse un buen valor de reventa.

Ese órdago se basa en el Porsche 911 y lo lleva a cabo, cómo no, Porsche Exclusive Manufaktur en Zuffenhausen. Por un módico precio (al nivel “tengo 120.000 euros para gastarme en un coche), te toman las huellas y luego, utilizando una nueva técnica de impresión hace posible diseños que “de otro modo resultarían imposibles”, según nos prometen.


Acciona regala 30 minutos gratis a todos los nuevos usuarios de su aplicación de motosharing. Sólo tienes que darte de alta con documentos válidos para disfrutar de la movilidad en moto eléctrica en tu ciudad.

El proceso en sí es algo más lento: aunque escojas esta opción, el coche sigue su curso en la línea de montaje. Luego, cuando está completamente terminado, se coge, se lleva a un apartado y se le quita el capó. La pieza empieza entonces un proceso parecido al que un folio experimenta en una impresora de tinta, pero con inyectores mucho más precisos y que ofrecen un resultado mejor que la aplicación de vinilos.

Por cierto, en la marca aseguran que la huella recibe un proceso de modificación de tal modo que no podrá ser utilizada para ningún fin oscuro, lo que siempre es tranquilizador: muchos veían ya a lo espías quitando el capó de los 911 con huella para entrar con ella a instalaciones militares de alto secreto…

Este servicio tiene un precio. Un precio no precisamente barato: imprimir la huella en el capó de tu 911 te costará 7.500 euros (precio en Alemania) y estará disponible desde marzo. En breve será posible utilizar otros diseños a gusto del comprador, que es, al final, el que manda.

Este artículo fue publicado en Top Gear por Raúl Salinas.



Source link

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario