Cubitos de hidrogel para enfriar alimentos y bebidas sin aguarlos | Vida

Cubitos de hidrogel para enfriar alimentos y bebidas sin aguarlos | Vida 2

¿Te imaginas unos cubitos que enfrían, pueden adoptar cualquier forma, soportan 10 kilos de peso, y no se deshacen? Pues ya están aquí …

Los cubitos de hielo son imprescindibles en infinidad de bebidas, pero tienen un grave defecto: se deshacen.

Cuando se hace en agua estropean el sabor de la mayoría de las bebidas. Pero es peor aún cuando se usan como conservante de alimentos. Se desperdicia infinidad de agua, y cuando se derrite y queda en el suelo, objetos, etc., es un transmisor de bacterias.

Científicos de la Universidad de California – Davis han dado con la solución: han creado unos cubitos de hidrogel que se pueden moldear al gusto, enfrían como los cubitos de hielo, pero no se derriten:

El 90% de su composición es idéntica a los cubitos de hielo, ya que se trata de agua.

Ls diferencia está en el otro 10%: una gelatina derivada de una proteína, que es la que evita que el agua se escape y el cubito se derrita.

Este hidrogel, pese a ser blando y gelatinoso, se puede cortar con cualquier forma, y soporta hasta 10 kilos de peso.

Cuando se enfría se comporta como un cubito de hielo convencional, así que puede usar para enfríar las bebidas sin aguarlas, ya que no se deshace.

El agua sí se calienta, y hay que volver a congelarla. Cada cubito puede congelarse y descongelarse unas 12 veces, antes de que el hidrogel pierda sus propiedades.

Si estabas pensando en hacerte con un exprimidor, te contamos todo lo que necesitas para conseguir el mejor para ti y te mostramos los mejores del mercado.

Estos cubitos de hidrogel presenta muchas ventajas, además de la obvia, que es que no aguan las bebidas.

Si se usan para conservar alimentos en los transportes de mercancías, se ahorrarían toneladas de agua, ya que los cubitos de hielo son de un solo uso, pero el hidrogel se puede usar 12 veces.

También reduciría la presencia de bacterias en mercados, fábricas, etc.., pues el hielo derretido que cae al suelo o sobre los alimentos, mesas, contenedores, etc., es el mejor transmisor de bacterías.

Sus creadores incluso quieren hacerlo más ecológico, ya que se pueden aprovechar proteínas extraídas de los desechos de la agricultura, para fabricar el hidrogel.

Una excelente idea, aunque no sabemos si acabará convirtiéndose en un producto comercializable.

Deja un comentario