Depende de cómo son tus hábitos y si haces deporte, puede ser el mejor para ti desayunar en uno u oro momento, te lo explicamos.

Una de las dudas más frecuentes en torno al desayuno, momento conocido con la manida frase de la “comida más importante del día” -aunque esto no esté tan claro según la ciencia-, es el momento más idóneo para tomarlo. Aunque muchas personas preparan y consuman su desayuno de inmediato tras levantarse, muchos expertos en nutrición recomiendan esperar un poco.

La nutricionista Cynthia Sass -responsable de entrenar a celebridades y directores ejecutivos de Brooklyn- recomienda una hora después de despertarse . “Este hábito alimentado el rendimiento físico y mental durante la mañana, que suele ser el momento más productivo del día” . La experta recuerda que esta acción puede reducir la ingesta nocturna y el correspondiente aumento de peso .

De acuerdo con un estudio de 2017 publicado en el Journal of Physiology insulina, reduciendo el riesgo de diabetes. Los investigadores analizaron la omisión del desayuno en comparación con el desayuno en personas obesas y con sobrepeso, y encontraron que comer por la mañana optimiza el gasto de energía, quemaba la insulina y disminuía la resistencia a la insulina en general. Para el grupo con sobrepeso, desayunar activó un gen involucrado en la quema de grasa.

El desayuno depende de si haces deporte por la mañana

Si planeas hacer ejercicio por las mañanas, el “desayuno dividido “es la principal recomendación de la nutricionista. ¿Qué significa este concepto? Antes de salir al gimnasio o correr es recomendable consumir carbohidratos saludables -frutas, avena o batatas-, que no causarán problemas digestivos y supondrán una buena fuente de energía para impulsar la actividad física.

Tras la sesión de deporte tus músculos se reparan a sí mismos y el sistema repone los nutrientes perdidos. El “segundo desayuno” debe contener verduras, proteínas magras, grasas saludables y una pequeña porción de carbohidratos. Cabe recordar que gracias al desayuno puedes lograr una mejor concentración, menos apetito, menor riesgo de enfermedad cardíaca y en general, una nutrición más completa.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí