Nokia X20, análisis y opinión | Tecnología

Nokia X20, análisis y opinión | Tecnología 2

Seamos claros desde el primero minuto: la Nokia actual no es la Nokia clásica, la que muchos recordáis. tras el paso por Microsoft, la empresa HMD Global compró la marca Nokia y, desde entonces, han ido lanzando dispositivos en un mercado que no era el que dejó aquella Nokia que reinaba en cualquier gama.

La Nokia actual no es la Nokia de entonces, pero tampoco lo es el mercado. Creo que es una introducción necesaria al análisis del Nokia X20, el modelo más top actualmente del fabricante que cuenta con unas características de gama media y que lleva Android One por bandera con tres años de actualizaciones principales del sistema.

¿Está a la altura este móvil de la gama media actual? Os contamos todo lo bueno, y lo no tan bueno, en nuestra review del Nokia X20.

 Nokia X20
PantallaPanel IPS de 6,67″ | Resolución de 2.400 x 1.080 píxeles | 395 píxeles por pulgada | Brillo de 450 nits | Refresco de 60 Hz |
ProcesadorSnapdragon 480 5G
Memoria RAM6 / 8 GB
Almacenamiento128 GB | Ampliable mediante microSD
Cámaras principales64 Mpx | Gran angular de 5 Mpx | Macro y profundidad de 2 Mpx cada uno
Cámara frontal32 Mpx
Batería4.470 mAh | Sin cargador | Carga de 18 W
Sistema operativoAndroid 11
Dimensiones y peso168,9 x 79,7 x 9,1 mm | 220 gramos
Precio373 euros en Amazon

Apartados del análisis del Nokia X20:

Diseño y pantalla: DeLorean hacia el pasado

Pesa 220 gramos y tiene un grosor nada desdeñable, 9,1 milímetros, pero la verdad es que el Nokia X20, si os gustan los móviles grandes, cae genial en la mano

La línea de diseño de la compañía parece bastante clara y la verdad es que los materiales escogidos -plástico- no se sienten baratos. En la parte trasera tenemos un tono azulado que me parece muy elegante y un acabado mate con textura rugosa que no es demasiado sucio.

Es bonito a la vista, agradable al tacto y el módulo de cámara está muy bien integrado en la parte superior derecha. Me recuerda al del Mate 40 Pro -análisis-, pero, evidentemente, también al de los Lumia cuando Nokia era… bueno, Nokia.

Las formas redondeadas predominan también en los laterales, con la botonera y lector de huellas en el derecho y con un botón de Google Assistant (que no he tocado ni una vez en esta semana) en la parte izquierda. No se puede programar para que abra otra app, por cierto. 

Y, como digo, es pesado y muy grandote, sobre todo por unos marcos que no pasan desapercibidos, pero en la mano es cómodo en cuanto te acostumbras a sus casi 17 centímetros de alto. Creo que se podría haber hecho un mejor trabajo en los marcos superior y laterales para intentar hacer el móvil algo más pequeño, ya que llaman poderosamente la atención.

 

Algo que me ha encantado es la funda. Viene incluida una funda hecha con materiales reciclados que parece resistente y que, además, no es la típica transparente de silicona. De hecho, es una funda que, si comprara el teléfono, no querría cambiar por otra, ya que el tacto, el diseño y los materiales me han parecido TOP. Eso sí, creo que el botón de huellas queda muy hundido.

Pero vamos a la pantalla, o pantallón, por dimensiones, de este X20. Tenemos un IPS de 6,67″ que encantará a todos aquellos amantes del consumo de contenido en el móvil. Es una pantalla muy grande y con una buena relación de píxeles por pulgada -395-, pero que creo que tiene unos colores algo lavados.

Le falta un mayor contraste para que estos colores brillen y sí, vamos a acostumbrarnos rápido tanto para ver vídeo como en juegos, pero echo en falta una pantalla más ‘vibrante’. Los ángulos de visión me parecen muy correctos, sin demasiada pérdida de brillo ni unos colores más lavados cuando vemos la pantalla a unos 45º.

La respuesta del panel, por su parte, me parece muy buena y la fluidez es de… 60 Hz. En este sentido, se queda corto si lo comparamos con móviles tanto de su gama como con terminales más baratos. No pido 120 Hz porque el procesador no podría ofrecer, seguramente, una buena experiencia, pero los 90 Hz deberían haber hecho acto de presencia.

 

Es algo decepcionante no tener esos 90 Hz en un móvil de 380 euros porque en apps del día a día es algo que mejora la experiencia, pero bueno, podemos decir que Android One y sus animaciones suplen, en cierto modo, la carencia de un mayor refresco. 

Y sobre el brillo, vais a poder ver mensajes y tuits en el exterior sin demasiados problemas gracias a los 450 nits oficiales que se traducen, según nuestras pruebas, en 499,46 luxes. 

Es un brillo adecuado para la gama media, aunque ya hay exponentes con un brillo mucho mayor en este segmento. Por software podemos ajustar la temperatura de color, pero creo que con la que viene por defecto está bien.

Y para completar la experiencia multimedia, toca hablar del audio. Tenemos un único altavoz en la parte inferior que no es el más potente que nos hemos encontrado últimamente y al que creo que le falta contundencia en los graves, pero al final la respuesta es buena en música, vídeos y videojuegos.

Además, si necesitáis más, recordad que tenemos puerto jack de 3,5 mm para auriculares, que Nokia se ha puesto minimalista en este terminal, pero no ha eliminado este puerto.

Rendimiento: experiencia 100% Android con un procesador extraño

En el interior tenemos un SoC que llama la atención. Es el Snapdragon 480G que, por nombre, debería ser de entrada, pero que no ofrece un mal rendimiento, en absoluto. Tenemos una CPU de 8 núcleos (2 a 2 GHz y 6 a 1,8 GHz), 6 u 8 GB de RAM y la Adreno 619. Es el mismo que tenemos en el Motorola Moto G50 y rinde muy bien.

En comunicación tenemos 5G gracias a este chip, que parece el básico de Qualcomm para competir contra los Dimensity 700 de MediaTek para llevar 5G a bajo precio y, buena noticia, NFC.

Ahora bien, a la hora de comparar este dispositivo no sabía si hacerlo con procesadores equivalentes en equipos de gama baja… o contra los que compite en rango de precio. 

Al final, creo que lo más justo es ponerlo al lado de esos móviles que cuestan más o menos lo mismo para que veáis la diferencia de potencia del SoC, que muchas veces no se traduce en un rendimiento mejor o peor, pero que ahí está porque es la prueba objetiva.

 Nokia X20realme 8 5Grealme 8realme 8 ProRedmi Note 10 Prorealme 7 Oppo Reno 4ZOppo reno 4 ProRedmi Note 9T
ProcesadorSnapdragon 480GDimensity 700MTK G95SD 720GSD 732GMTK G95Dimensity 800SD 765Dimensity 800U
Geekbench 4 Single2.3142.7052.5812.6472.5512.5252.844
Geekbench 4 Multi6.4557.0016.8216.9027.6128.6967.237
Geekbench 5 Single499572535568537518598601
Geekbench 5 Multi1.6871.7751.7171.7071.6782.1611.7651.794
3D Mark2.4262.3262.7622.5962.8103.284
AnTuTu326.868360.810355.548287.264290.775291.085309.446323.134294.894
PC Mark7.13710.91710.0838.9998.1869.6907.7207.8038.780

Y… sí, no hay tantísima diferencia, aunque vemos que los Dimensity 700 (uno de los SoC más sencillos con 5G) y el Helio G95 son más potentes en CPU y GPU, pero los números de este 480G comparado con un Snapdragon 720G no son tan diferentes.

 

La memoria tampoco está mal y tiene unos resultados que no destacan en ningún valor, pero que son muy parejos en escritura y lectura, algo que siempre es bueno.

Rendimiento de memoriaNokia X20realme 8 5Grealme 8realme 8 ProRedmi Note 10 ProRedmi Note 9 ProPoco X3
Escritura secuencial326,77 MB/s152,22 MB/s157,31 MB/s167,72 MB/s209,29 MB/s102,88 MB/s200,24 MB/s
Lectura secuencial436,60 MB/s611,80 MB/s457,41 MB/s239,25 MB/s415,19 MB/s420,32 MB/s495,76 MB/s
Escritura aleatoria17,87 MB/s24,12 MB/s8,33 MB/s14,78 MB/s19,38 MB/s19,29 MB/s14,73 MB/s
Lectura aleatoria22,86 MB/s15,93 MB/s13,17 MB/s11,84 MB/s17,25 MB/s14,06 MB/s19,03 MB/s
Velocidad de copia en memoriia5,64 GB(s6,14 GB/s5,01 GB/s4,89 GB/s4,83 GB/s4,75 GB/s4,76 GB/s

Pero bueno, ¿en qué se traduce esto? En el día a día es un móvil que, sin alardes, nos va a permitir jugar a títulos potentes, pero otros muy, muy exigentes, como Genshin Impact, se atragantan un poco a no ser que bajemos los parámetros gráficos. Y no he notado calentamiento, lo que habla bien del SD 480G.

 

No creo que sea un móvil para jugones, pero no dejan de ser 380 euros y, por ese precio, tenemos el POCO F3 que supera, y por mucho, a este SoC. En apps del día a día, el X20 va espectacular sin cierres, sin reinicios, sin apps colgadas… vamos, lo que podemos esperar de un terminal con Android One.

Nokia, además, hace sus móviles para durar en lo que a vida útil se refiere y promete tres años de garantía, tres años de actualizaciones principales de Android y, además, otros tres adicionales de parches de seguridad. Seguramente cambiaréis antes de teléfono, pero es algo que solo podemos aplaudir.

 

Eso sí, esa gran experiencia con un Android puro no se refleja en el desbloqueo, que notamos preciso porque no da errores ni nos pide que volvamos a poner la huella, pero que es muy lento tanto en el sensor capacitivo como en el desbloqueo facial.

Aquí, Google, hay que trabajar.

Cámaras: buena cámara principal de 64 Mpx con lente de Zeiss

Cuando pienso en Nokia, pienso en una compañía que me permitió guardar mis primeros recuerdos con el móvil, que se convirtió en una cámara de bolsillo en mis viajes de estudiante y que, ya con Microsoft, me fascinó en algunos Lumia.

El X20 no es lo más potente a nivel fotográfico, pero desde luego es un móvil que cumple, pero solo en el sensor principal. De hecho, me ha sorprendido el nivel de esta cámara principal tanto por el sensor, las ópticas y el procesado.

Se trata de un sensor de 64 megapíxeles que tiene lentes de Zeiss y, además, un software muy llamativo que me ha parecido estable y que tiene una serie de filtros, precisamente firmados por Zeiss, que despertará la creatividad de muchos usuarios.

De día, es un sensor que se porta muy bien, que tiene una buena interpretación de color pese a que no son unos colores demasiado vibrantes. Eso es algo que me gusta porque, así, tenemos manga ancha para editar los colores en apps como Snapseed.

De noche o en interior, la cosa cambia. Creo que hay mucho ruido, no tenemos un filtro ‘denoise’ adecuado y los resultados son totalmente diferentes a los que tenemos de día o en un interior con condiciones de luz… aceptables.

El gran angular es de 5 megapíxeles y no vamos a poder hacer una ampliación debido al tamaño de la imagen, pero la verdad es que controla la aberración cromática y, de nuevo con buenas situaciones lumínicas, vamos a tener unas buenas fotos.

Los colores se mantienen bien respecto al principal, algo que habla bien del software de Nokia junto a Zeiss.

Hay otras dos cámaras de 2 megapíxeles f/2.4 que, como hemos dicho en varias ocasiones, son de relleno para completar una hoja de especificaciones. 

El sensor de profundidad puede que sí haga algo en la fotografía de retrato, pero lo cierto es que el software tiene más que ver en esto que el hardware (en estos teléfonos móviles).

El macro es un sensor muy pequeño que necesita que tengamos muy buen pulso y buena luz para que saquemos imágenes «correctas». El resultado no es una foto que apetezca compartir en redes sociales.

En el frontal tenemos un selfie de 32 megapíxeles que, de nuevo, me ha gustado y pienso que el balance de blancos es correcto, así como la definición de la imagen.

En vídeo, el X20 cuenta con una resolución máxima de 4K30. Tiene una buena estabilización electrónica y me gustan los colores, ya que considero que son atractivos y me gusta la interpretación del vídeo.

Batería: 4.470 mAh para una muy buena autonomía con componentes de bajo consumo

Cuando vemos las dimensiones del terminal y, sobre todo, los 9,1 mm de grosor, podemos imaginar que estamos ante una batería de 5.000 mAh o más. Sin embargo, nos quedamos en unos 4.470 mAh que, gracias a diferentes factores, este X20 es capaz de estirar mucho.

Una pantalla que consume poco, un procesador muy eficiente, un sistema que trata bien el consumo y esa capacidad nos da para día y medio de uso, algo que muchos podréis estirar a los dos días sin problema. En nuestras pruebas, he tenido unas 8 horas de pantalla.

Ahora bien, la carga es de 18 W y podría volver a sacar el argumento de que hay otros con cargas más potentes por menos dinero, pero también es verdad que Samsung se mantiene con esos 18 – 25 W en su gama alta.

Lo que no está tan bien es que digan en la caja que no ofrecen un cargador por motivos medioambientales cuando en la caja cabe de sobra. No es que hagan una caja más pequeña, como Samsung y Apple, sino que lo eliminan.

Y sí, ya tenemos muchos cargadores, pero conozco usuarios que son el público objetivo de este teléfono que no tienen un cargador de 18 W.

De la manera que sea, esa carga nos permite un 100% en 160 minutos y un 50% en 58 minutos con el cable incluido, pero conectado al cargador de 33 W de Xiaomi. Tiene una carga lineal más o menos hasta el 75% en hora y media, pero el 25% restante le lleva otros 40 minutos. Es un resultado decepcionante en pleno 2021.

Conclusión: buen móvil en un mercado hostil

Al final, el Nokia X20 es un móvil que se siente como fuera de sitio, un león orgulloso que ve que hay un montón de jóvenes machos alrededor con mejores cualidades, pero que sigue luciendo su melena como si fuera el alfa.

No es un mal móvil, en absoluto, ya que cuenta con una cámara principal que me ha gustado mucho por su interpretación del color y, sobre todo, por lo bien que se porta la lente para eliminar reflejos, algo básico en la fotografía. Los resultados son buenos y apetece compartir esas fotos en redes.

 

Además, el rendimiento es correcto no tanto gracias a la potencia, sino a un Android One que ofrece una buenísima experiencia y la autonomía es otro de los puntos a favor. El diseño es más subjetivo, pero pese a lo grandote que es, me gusta lo que ha hecho HMD aquí, excepto ese logo frontal, y sí, está el 5G, que también es un punto para el terminal.

Sin embargo, vemos cámaras de relleno que no aportan nada, un panel que sí, es grande y FullHD+, pero que se queda en 60 Hz cuando la competencia está ofreciendo más y que, además, tiene un contraste algo bajo y, sobre todo, un microprocesador que está por debajo de lo que ofrece la competencia en su segmento de precio. No rinde nada mal, pero por 380 euros hay que ofrecer algo más.

Si estuviéramos en 2019 podríamos decir que es un muy buen gama media, pero en 2021 se ha quedado atrás en especificaciones y en precio, ya que sigue siendo el de un gama media de hace unos años. O si costara 100 euros menos, este Nokia sería de lo más recomendable.

Si quieres Android «puro» y el Pixel 4a te parece pequeño, creo que es el móvil al que debes apuntar, también porque tenemos la seguridad y cobertura de 3 años de actualizaciones principales del sistema, pero si esto te da más igual, hay opciones más jugosas en el mercado tanto por el mismo precio como por unos euros menos.

COMPARTIR:

Deja un comentario