Pierde 65 millones de euros por enviar Bitcoins a una dirección envenenada

Un comerciante de Bitcoin envió casi 70 millones dólares a un monedero que creía ser el suyo… pero pertenecía a unos estafadores.

Los expertos la llaman Estafa por envenenamiento de direcciones, y es un poco como jugar a la lotería. A unos estafadores les tocó el Gordo, al robar casi 70 millones de euros a un comerciante de bitcoins.

La víctima creía que estaba haciendo una transferencia de bitcoins a una dirección suya, o de un cliente de confianza, cuando en realidad era una dirección falsa perteneciente a unos ciberdelincuentes.

Te explicamos cómo funcionan este tipo de estafas por envenenamiento de direcciones de criptomonedas, para que no caigas en ellas.

Así funciona la estafa por envenenamiento de direcciones

Aunque la posesión de Bitcoins es anónima, estos bitcoins se almacenan en direcciones criptográficas, los populares monederos, que son públicos en la Blockchain o cadena de bloques, en donde quedan registradas todas las operaciones.

Los ciberdelincuentes cogen las direcciones criptográficas de las víctimas en la Blockchain, y las usan para crear cuentas falsas con esa dirección. Entonces envían una pequeña cantidad de dinero a la cuenta, para que aparezca registrada en el historial de la víctima.

Si la víctima envía criptos a dicha cuenta usando el historial, porque cree que es su propia cuenta, lo que en realidad hace es transferir el dinero a la cuenta de los ciberdelincuentes.

Jakub Motyka Criptokio

Estos estafadores persiguen especialmente a los traders, porque son los que manejan mucho dinero y muchas cuentas, y es más fácil que caigan en la trampa.

Es lo que ha pasado con este comerciante de Bitcoins, que ha enviado 65 millones de euros a una dirección envenenada, tal como ha comprobado la firma de seguridad CertiK:

Según cuenta Business Insider, siguiendo el rastro de la dirección envenenada se puede comprobar cómo los estafadores cambiaron esos bitcoins por 23.000 Ethereums, y después transfirieron los fondos.

Si el dinero pertenece a una empresa grande de intercambio de criptos, seguramente podrán cubrir las pérdidas. Pero si es un pequeño intercambiador, puedo suponer su cierre.

Para evitar este tipo de timos, la plataforma Trezor aconseja no copiar nunca una dirección de criptos desde el historial. Si se van a enviar grandes cantidades, enviar primero una pequeña cantidad, para comprobar que todo está bien.

Según el FBI, estafas como el envenenamiento de direcciones causaron pérdidas de 4.000 millones de dólares, solo en 2023.

Deja un comentario