Preguntas sin respuesta correcta en una entrevista de trabajo

Las temidas entrevistas de trabajo, ese momento clave y muy crítico en el proceso de selección en el que a menudo te presentan preguntas que no tienen una respuesta demasiado clara. Son situaciones que pueden generar cierta ansiedad, ya que te ponen contra la espada la pared y te enfrentas a la incertidumbre de qué respuesta están buscando exactamente. 

En este sentido, saber cómo hacerlo de forma adecuada puede marcar la diferencia entre entrar directamente a la empresa o quedarte en un segundo plano. Por lo tanto, es necesario entender los diferentes tipos de preguntas que pueden surgir durante una entrevista y cómo salir del paso de la mejor forma.

Uno de los tipos más comunes son las preguntas abiertas, que te lanzan a expresarse libremente sobre aspectos de tu perfil o experiencia. Preguntas como «¿Por qué deberíamos contratarte?», o «Descríbete a ti mismo» no tienen una respuesta única y definitiva, permitiendo al entrevistado hablar de sus habilidades, logros y valores como trabajador y persona. 

Aquí, la clave está en prepararse adecuadamente, identificando tus fortalezas y ejemplos concretos que respalden esas ideas, y comunicándolas de una forma seria, honesta y con confianza.

Esther Fernández Carbayo, filóloga hispánica inteligencia artificial

El jefe final de las preguntas en entrevistas: las hipotéticas y de comportamiento

El problema viene cuando otra de las categorías más comunes son las preguntas hipotéticas. Estas, a menudo raras o fuera de lo común, están diseñadas para evaluar tu capacidad de razonamiento lógico y creativo

Por ejemplo, piensa que te plantean lo siguiente: «Imagina que estás a cargo de organizar un evento para la empresa en un lugar remoto. De repente, una tormenta fuerte se avecina y debes tomar una decisión rápida sobre qué hacer. ¿Qué harías en esta situación?»

Ciberseguridad trabajo

La verdad es que no hay una repuesta correcta y una incorrecta. En este escenario hipotético, el entrevistador tan solo está evaluando tu capacidad para pensar rápidamente y tomar decisiones bajo presión

En este caso, sería interesante que dentro de tu monólogo, por ejemplo, priorizases la seguridad de los empleados y asistentes, hablases de buscar soluciones alternativas como cambiar la ubicación del evento o reprogramarlo, y cómo comunicarías estas decisiones al equipo. 

Finalmente, están las preguntas de comportamiento, que son aquellas que te piden hablar sobre situaciones pasadas en las que te has enfrentado a algún problema o dificultad. Estas preguntas buscan saber cómo has manejado situaciones específicas en el pasado, y cómo tus acciones y decisiones colaboraron, en positivo claro, con el resultado final. 

Al responder a este tipo de preguntas, es importante que des ejemplos concretos, que describas la situación, tus acciones y el resultado obtenido, destacando cómo las habilidades que solo tú tienes, tanto profesionales como emocionales, dieron pie a algo exitoso.

Deja un comentario