Llegan novedades a Windows 10 y no, en esta ocasión no estamos aquí para contaros que algo del sistema ha fallado con la última actualización. Poco a poco, Windows 10 se ha convertido en un sistema más estable y, sobre todo, más seguro.

En varias ocasiones hemos contactado con el mejor antivirus, además del sentido común del usuario, es Windows Defender. El programa se rediseñó de cero hace unos años para proteger mejor el sistema, para proporcionar mejores características en tiempo real, sobre todo, para consumir menos recursos al tener acceso profundo al sistema.

Tras las vulnerabilidades en procesadores tanto ARM como, sobre todo, de Intel, Microsoft se puso manos a la obra para blindar un poco más el núcleo del sistema operativo y, ahora, Windows 10 será un poco más seguro gracias a KDP, o Kernel Data Protection . [19659004] Como leemos en ZDNet, l una nueva característica de seguridad de Windows 10 bloqueará el kernel que es, específicamente, el núcleo del sistema, para el malware o los ciberdelincuentes no tienen acceso al mismo, impidiendo que modifiquen parte del código.

Con Kernel Data Protection, Windows 10 es capaz de configurar estructuras claves del sistema como “solo lectura” en lugar de la opción de “lectura y escritura” habitual. Esto es un cambio significativo, ya que, de este modo, el malware no puede modificar los archivos para escalar estructuras del sistema, pudiendo llegar a acceder a conjuntos de datos importantes.

Además de la protección del sistema al modificar los permisos del kernel, el KDP tendrá otros beneficios como mejoras en el rendimiento al disminuir la carga de los componentes de certificación, mejoras en la garantía al facilitar el diagnóstico de errores de la memoria y se pueden usar en otras Con estos 10 sencillos pasos, puede configurar la seguridad de su cuenta de Windows 10 y el verdadero dueño de sus datos personales y su privacidad mientras usas el ordenador.